martes, 30 de octubre de 2007

TESTIMONIOS DE ALUMNOS

A continuación algunos alumnos y ex alumnos de Martín Caminos cuentan como fueron sus pasos por los talleres que él dicta.

“La búsqueda de un espacio social me llevó a Martín Caminos y su taller de teatro. Allí el juego, la improvisación, la risa, la desfachatez, se convirtieron en una instancia asegurada una vez a la semana. La técnica y el aprendizaje se introdujeron en mí casi sin pensarlo. Y me alegró mucho sentir que la actuación me ofreció más de lo que esperaba.”

Mariana Inés Cocuzza, alumna.

“Hay un antes y un después en la vida de una persona que hace teatro. De la mano de Martín, con sus clases y sus escenas, pude descubrir un montón de aspectos de mí que estaban ocultos, disfrazados o que no comprendía. Una experiencia increíble en la que vale la pena embarcarse.” Nicolás Gazzano, ex alumno.

“Creatividad y naturalidad fueron los pilares fundamentales que me nutrieron durante mi participación en sus talleres. Difícilmente no esbozar una sonrisa al recordar la muestra y la obra en las que participé. Muchas gracias Martin.” Federico Poiré, ex alumno.

“La experiencia de no tener experiencia en clases de teatro y tomarlas, es que uno aprende a hacer el ridículo y lo disfruta, el conocimiento se absorbe de otra manera y la técnica se incorpora de forma espontanea. Es un medio viable para cualquier persona que quiera vivir situaciones únicas e irrepetibles, como en una improvisación.” Analía Lema, ex alumna.

“Mi experiencia ha sido, y sigue siendo aun muy grata. He descubierto que el teatro es una de las cosas que más me conectan conmigo misma y he aprendido no solo a “actuar” sino que también esto me sirvió para ser mejor persona, en todos los aspectos. Recorrer este camino, de la mano de Caminos es, sin exagerar, sensacional.” Cynthia Plencovich, alumna.

“Martín:
Llegué a tus clases de teatro casi accidentalmente, a través de una serie de "afortunados sucesos" que bien conocés, sucesos estos que me hicieron iniciar este maravilloso sendero de aprendizaje en el cual sabiamente nos conducís con mucha dedicación, creatividad, contención, libertad, paciencia, emoción, respeto, humor y por sobre todas las cosas con mucho amor.
Cada vez que la locura cotidiana de este mundo hiper-quinético me da un respiro y lo pienso, es lo que sos como profesor, escritor, actor, y fundamentalmente como ser humano, lo que ha logrado que crezca en mí una pasión por el teatro que - hasta el momento de conocerte - no sabía que existía en mí. Por todo ello solo me resta decirte: ¡Gracias!”
Sergio Kaspierowicz, alumno.

“Dos años increíbles, Martin tiene una facilidad admirable para enseñar, divirtiendo y formando grupos en donde, sin importar las edades, todos encuentran su lugar dentro del mismo.” Damián Majan, ex alumno.

“El taller de teatro es una experiencia altamente recomendable, es un espacio que me hizo conectar conmigo y con mis sensaciones. Transitar la alegría, la tristeza, el disparate,el enojo, la bondad, la maldad, creo que nos hace salir un poco del blanco o negro y ver los matices que a veces cuesta ver, aparte de ser muy divertido y haber tenido la suerte de cruzarme con un profesor y un grupo de gente maravillosa." Pamela Urruzola, alumna.

“Para mí hacer algunos pasos en la actuación cómica significó todo un desafío, al que no sabía si podría adaptarme, pero con mucha paciencia por parte de Martín creo que lo atravesé dignamente, pero lo más importante es que lo disfruté muchísimo. Me queda un enorme agradecimiento” Liliana Saguín, ex alumna.

"Nunca había considerado el Teatro como una actividad para mí. Mis estudios y hobbies se orientaban siempre hacia las ciencias exactas. Mis libros siempre fueron de cálculos matemáticos y físicos, y mis películas, de ciencia ficción. No fui materialista, pero puedo decir que sí determinista. Hace 3 años tuve un vuelco en la vida, y con el teatro descubrí la parte afectiva y... me gusta". Ing. Miguel A. Tamashiro, alumno.

“Descubrí en los talleres de Martín un espacio que llenó mi espíritu de compañerismo, humor y felicidad.” Haydee Queirolo, alumna.

No hay comentarios:

"Que no venga"